el blog de GEYHACHE

La preocupante inflación que puedes trastocar muchos de los planes económicos de Gobiernos y particulares continúa alta, pero cede unas décimas respecto a la de diciembre, que siempre es un mes muy inflacionista. No es enero el mejor mes para sacar conclusiones y será necesario esperar a que termine febrero para tener una idea más acertada de la evolución.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado el dato adelantado del IPC de enero y, aunque los precios siguen demasiado altos, el primer mes del año alivia un tanto la situación. Según el INE, los precios han crecido un 6% con respecto a enero del año pasado, lo que representa un 0,5% menos que en diciembre.

En este comportamiento destaca la bajada del precio de la electricidad, frente a la subida registrada en enero de 2021. Aunque el coste del megavatio hora ha estado por encima de los 200 euros en enero, se ha abaratado respecto a diciembre. Además, en enero del año pasado se disparó con una subida del 50% con respecto a enero de 2020 como consecuencia de la tormenta Filomena.

Por su parte, la tasa de variación anual estimada de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumenta tres décimas, hasta el 2,4%. Y este incremento  resulta preocupante, porque desde el mes de agosto estaba incrementándose al ritmo de 3-4 décimas mensuales y este mes de enero tenemos el dato más elevado desde octubre de 2012, lo que demuestra como la inflación va llegando a todos los productos de la cesta de la compra.

Teniendo en cuenta los datos mensuales, comprobamos que han descendido un 0,5%  frente al 1,2% que se incrementaron en diciembre y aunque no es muy fiable, por el tradicional comportamiento inflacionista de diciembre, es la primera vez en seis meses que el dato es negativo.

En su nota explicativa, el INE  informa que la elaboración del IPC de enero ha sido realizada con una nueva base de ponderaciones para reflejar con mayor exactitud la cesta de la compra. En esta nueva forma de cálculo se eleva el peso en la cesta de la compra de la hostelería (un 12% más), de la medicina, del transporte y de la vivienda (donde se incluye la electricidad). Y por otra parte, pierden importancia ocio y cultura, alimentación, vestido y calzado y comunicaciones. Como novedad se incorporan a la cesta de la compra, las mascarillas higiénicas y la suscripción de periódicos por Internet, saliendo los reproductores DVD o de CD al reducirse su consumo por las nuevas tecnologías.

El organismo añade que  aún no se ha incorporado el nuevo cálculo de la electricidad, debido a que está a la espera de obtener la información que han de suministrar las compañías eléctricas con un suficiente nivel de detalle y con los criterios técnicos necesarios, para poder aplicar una metodología consistente con los requerimientos exigidos en el cálculo del IPC.

Compartido con Aquimicasa

https://www.geyhache.com

Hacer un comentario

Comparar propiedades

Comparar (0)