el blog de GEYHACHE

Los dos primeros meses del año han sido de efervescencia inmobiliaria continuando la buena racha del último trimestre del año. Y las operaciones en las agencias inmobiliarias no han parado. Tampoco la concesión de créditos hipotecarios como lo demuestra el interesante estudio llevado a cabo por Asufin

La apertura del mercado inmobiliario, en los primeros compases del año, ha animado a los españoles a la compra o cambio de vivienda habitual. Así lo refleja el III Barómetro de hipotecas de la Asociación de Usuarios Financieros (ASUFIN): un 38% más de encuestados se muestran dispuestos hipotecarse por ese motivo, con respecto a julio de 2020 (datos del II Barómetro), frente a quienes compran para invertir.

En concreto, los encuestados que se hipotecarán para comprar vivienda habitual suman un 66%, frente al 27% del mes de julio: sube la intención de hacerlo para primer inmueble habitual en un 7% y, sobre todo, para cambiar de vivienda habitual, en un 31%. En el otro lado de la balanza, los dispuestos a hipotecarse para invertir descienden drásticamente al 34%, desde el 72% de julio. En este caso, los que buscan una segunda residencia descienden cerca de un 6% y se derrumba la compra de vivienda como inversión, hasta un 32%.

Pese a los mayores movimientos que registra el sector, estos datos demuestran que no estamos ante un escenario de burbuja inmobiliaria, ya que prima la compra de vivienda para residir, mientras que pierde enteros como inversión. El mayor peso que adquiere el cambio de vivienda también refleja que aunque las entidades quieran fomentar la contratación de hipotecas de los más jóvenes, son los que ya tienen una casa los que más dinamizan el sector.

Así, las hipotecas más económicas son las variables con vinculaciones, con un 2,30% de media (0,05% menos que en julio), seguidas de las fijas con vinculaciones con un 2,35% (0,01% menos que en julio). Estos precios, no obstante, son sólo bajos en apariencia porque el coste global puede ser muy superior al incluir los productos que lleva aparejados, como seguros o ahorro/inversión.

Las más caras son las que no vinculan productos, siempre en medias TAE, y sin tener en cuenta el coste de los productos que contratan. Las variables sin vinculaciones suben al 2,68%, un 0,02% más que en julio, y las fijas sin vinculaciones se sitúan en un 2,84%, un 0,03% menos.

También apunta el Barómetro que el temor a que la inflación presione al Banco Central Europeo, como ya lo ha hecho con la Reserva Federal Estadounidense, existe, máxime en el contexto en el que estamos, y podría llevar a un rápido encarecimiento de los préstamos. Ya que, cuando se producen subidas de tipos de interés, es el pasivo, ya sea préstamos personales o hipotecarios, los que primeros ajustan su precio al alza.

Compartido con Aquimicasa

https://www.geyhache.com

Hacer un comentario

Comparar propiedades

Comparar (0)